Avisar de contenido inadecuado

No hay motivos de rojadirecta para el desánimo ni para la depresión en este FC Barcelona pletórico.

{
}

Ferran Soriano, aprovechando el hecho que que la rojadirecta ha dejado de aparecer en todos los programas a todas horas, ha visto la ocasión de salir en la tele y se ha propuesto alegrarnos el verano.

 

El vicepresidente económico nos ha dicho que somos la leche. Evidentemente en rojadirecta, él lo ha dicho de una manera más fina, pero si somos los mejores, lo mejor es decirlo a la brava. Resulta que el año que viene tendremos un presupuesto de 400 millones de euros, "quizá el más grande de todo el planeta", dijo Soriano. También dijo que a pesar de no haber ganado nada en dos años, "el Barcelona es un club global, una ventana a un mundo gigante" y para probar este argumento tan pomposo dijo que las audiencias de los partidos de la Champions así lo prueban.

 

"50 millones de europeos ven los partidos del Barça y 104 millones de chinos también los miran". Este último dato de roja directa es importantísimo, porque "hace que la gente se fije en nuestro escudo, nuestros colores y la bandera catalana. Gracias a ello, en muchos lugares del mundo nos identifican con Catalunya".

 

Para la rojadirecta que cayó en el Barcelona no hubo otra opción que sacar más de un jugador a calentar

 

Qué feliz soy de saber que 104 millones de chinos miran como pierde el Barça en Old Trafford (porque sólo miran al Barça, que al United no le hacían ni caso según Soriano) y se consuelan pensando que, al menos, han visto la senyera en el cogote de los futbolistas y el escudo del Barça con esos laureles horrorosos que conmemoran el 50 aniversario del Camp Nou. Perder así da gusto y no por rojadirecta, porque esto de ganar partidos es secundario. Lo fundamental es explicarle al mundo que Catalunya es un país donde viven unos brasileños que se pasan las noches tocando el bongo en el Bikini y convencer a 104 millones de chinos que Catalunya es el Barça.

{
}
{
}

Los comentarios para este blog están cerrados.