Avisar de contenido inadecuado

Alfonso se queja de la tarjeta rojadirecta

{
}

Su homólogo de rojadirecta en el banquillo blanco, en cambio, no ha visto aún la roja esta temporada, a pesar de su estilo antipático.

 

Protestas reiteradas a los colegiados de tarjeta roja directa, e incluso la insinuación de que Alfons Álvarez Izquierdo había perjudicado a su equipo por su condición de catalán. Forma parte de la guerra psicológica de un tipo que siempre se ha movido a gusto en la polémica pero no siempre ha respondido adecuadamente a los momentos de máxima tensión... y allí están la espantá de Sevilla o su célebre corte de mangas al Bernabéu para corroborarlo.

  TAGS:undefined

 

Rijkaard tampoco es ningún angelito. Basta de la tarjeta rojadirecta porque al ver su escupitajo en la cara de otro alemán, Rüdi Voeller, en la Eurocopa de 1988 para constatar su lado menos tranquilo.

 

Pero se ha fabricado un cómodo sillón mediático en Barcelona gracias a sus triunfos y querencia por la llamada autogestión. Poco dado al intervencionismo, prefiere la filosofía Zen predicada por el gurú de la NBA, Phil Jackson, al histrionismo del locuaz Mourinho. En la Ciudad Condal todo fueron elogios hasta el descalabro de rojadirecta de la pasada campaña, pero aún hoy en ciertos sectores se sigue alabando su capacidad para gestionar el lado más humano del vestuario. Allí están las últimas palabras de la madre de Bojan a modo de ejemplo.

 

En este sentido, Bojan jugó a un gran alto nivel a sus 17 años en el Camp Nou, con el FC Barcelona. Llegó a hacerlo mejor que Ibrahimovic en el tramo final de la temporada. Este se sento en muchas veces en el banquillo por problemáticas con el entrenador y el pequeño delantero de la cantera supo suplir con creces y marcando una cantidad de goles nada desdeñable. Ahora jugando en el Stoke City, se ha reecontrado después de muchos años vagando por equipos dónde no acabó de explotar como se esperaba de él en el FC Barcelona

 

El duelo del Camp Nou expondrá por primera vez el colmillo de Schuster frente al laissez faire del holandés, aunque el alemán ya le ganara la partida hace medio año con el Getafe, cuando le remontó la roja directa al Barça una eliminatoria de Copa que tenía perdida. Allí se inició verdaderamente el declive azulgrana y se agrandó la leyenda de Bernardo. La que le llevaría a Chamartín al poco rato.

 

 

Un Madrid 'a lo Capello'

 

 

Y curiosamente, ambos técnicos alcanzan el Clásico con sus roles naturales en cierta manera invertidos. Schuster aterrizó en Madrid con carta blanca y prometiendo el espectáculo que racaneó su predecesor y, hoy por hoy, el líder sigue viviendo de los mismos valores de los que se nutrió Capello: efectividad rematadora con Van Nistelrooy, compromiso con Raúl y potencia en la media. Y Casillas, siempre Casillas.

 

El tren ucraniano

 

 

Hay tanta igualdad en la zona media de la tabla de clasificación que cinco jornadas se antojan demasiadas para poder hacer pronósticos y estimaciones sobre las opciones de clasificación para la fase final de la Copa. En esta fase de rojadirecta, con las navidades en medio, hay equipos frágiles que se volverán temibles y equipos sólidos que pueden pinchar. Apruebo y alabo la decisión de la ACB de jugar en navidades, incluso de concentrar y acelerar el ritmo competitivo en estas fechas de vacaciones y mayores oportunidades de la gente para seguir los partidos. Algo propio de una liga profesional de verdad. El día 13 de enero, dentro de tres semanas, habrá concluido la primera vuelta.

 

 

Hemos comprobado a lo largo de las doce jornadas disputadas que una sóla lesión o un fichaje puede cambiar radicalmente la tendencia de los resultados de un equipo. Podría ser el caso del MMT Estudiantes que tiene opciones de estrenar con su camiseta al alero Morandais y al pivot Potapenko. Siempre defendí que el francés no era un jugador para darle un salto de calidad a un equipo como el Barcelona pero sí considero la rojadirecta que puede ayudar al equipo colegial e intervenir de primera mano en el progreso que necesita el conjunto de Perasovic. Potapenko, el tren ucraniano, era un prometedor e interesante pivot cuando debutó en la NBA con la camiseta de los Cleveland Cavaliers. Hizo carrera y resolvió su vida en Estados Unidos. Uno de sus contratos le pagó 27 millones de dólares por tres años. Ganó, jugó y castigó sus rodillas y especialmente su espalda.

{
}
{
}

Los comentarios para este blog están cerrados.